De la adolescencia a la adultez: la licencia de conducir.

http://www.feuvertenmarcha.org/wp-content/uploads/2013/02/Conductor-cami%C3%B3n-brazos.jpg

En nuestra sociedad actual el uso de los carros es elemental, para llevar a cabo el desarrollo de nuestras vidas. Omnipresentes, se han convertido en parte de nosotros, incluso adquiriendo un carácter icónico o simbólico el poder conducir uno. Obtener un carnet de coche significa un paso importante en la vida de una persona, especialmente de alguien adolescente.
Es en la adolescencia, donde experimentamos la construcción de nuestra individualidad, alcanzando las facultades necesarias para ser responsables de cosas más grandes como decidir el rumbo que ha de tomar nuestra vida.
Precisamente, no hay momento más icónico y representativo de esto como el obtener una licencia de conducir. Para muchos adolescentes, este momento tan ansiado es el primer paso a su libertad e individualidad. Para lograrlo, hay que hacerse consciente de las implicaciones que esto trae.
Como adulto, ha de asumirse la responsabilidad de manejar una máquina de gran potencial y riesgo. Así como, nos permite llegar tan lejos como queramos, un automóvil puede ser protagonista de grandes inconvenientes y en el peor de los casos accidentes irremediables, que en todo momento estaremos tratando de evitar.
Lo más lógico y recomendable es informarse mediante un estudio meticuloso de las implicaciones que tiene obtener un carnet de coche o licencia: revisar el reglamento oficial, familiarizarse con las señales de tránsito y dominar a la perfección la aplicación de todas ellas a la hora de conducir. Es válido mencionar que previamente se habrá practicado con el coche a utilizar cada maniobra necesaria para desplazarse correctamente en la vía.

De la adolescencia a la adultez: la licencia de conducir.

Es válido mencionar, también, que si se tiene la gran fortuna de poseer o usar un vehículo propio o particular, como por ejemplo el coche familiar, habrá de estar en total conocimiento de su utilización, accesorios y funcionamiento, lo que será de gran utilidad si se presenta alguna eventualidad.
Estar al tanto de todo esto, además de asumir una actitud madura y responsable, es clave a la hora de llegar a presentar la prueba para obtener la licencia e integrarse a la sociedad aceptando y respetando sus normas. Más que una adaptación social, el tener un carnet de coche es un pequeño poder que debe ser otorgado a personas con verdaderas facultades, ya que la interacción vial implica hacer uso útil y cabal de este permiso, pues compromete asimismo la vida de otras personas.

Deja tu comentario!